Imposible de separar de la experiencia humana, se dice que el paso del tiempo es una fuerza más inexorable de lo que jamás sabremos. Sin embargo, después de examinar los segundos que quedan atrás, hemos decidido apreciarla como algo totalmente diferente: un lujo extraordinario. Con esta idea en mente, hemos cambiado el concepto de las estancias hoteleras introduciendo detalles inesperados y sutiles en apariencia a fin de que sienta que el tiempo se detiene y que aún dispone de más.

The Time New York

la evolución

Inaugurado en 1999 pero realmente definido en la actualidad, The Time New York es el punto de reunión preferido de muchos artistas, famosos y de otras personas creativas. Así, lo que a primera vista se percibe como sofisticado, se revela como algo más al estudiarlo más de cerca. Poco a poco, los espacios descubren una capa de diversión y extravagancia, creada a través de pequeños detalles que buscan toques inesperados, alimentando así la sensación de liberación y la emoción de la diversión.

The Time New York

la entrada

La entrada de nuestro lujoso hotel en Midtown es secreta y tentadora, y revela una joya oculta en medio de la jungla urbana de hormigón y de las influencias mundanas de la vida diaria. Evocando la sensación de un lugar que solo usted conoce, el área de recepción, ligera y etérea, de la segunda planta se ha diseñado como un santuario en el que los huéspedes pueden relajarse después de pasear por Times Square. En esa zona, le aguardan unas cabinas de ascensor excepcionales, unas instalaciones surrealistas que van más allá del transporte para crear una sensación de transformación del tiempo y el espacio. 

The Time New York

El entorno

La apertura y la transparencia del vestíbulo contrasta con las áreas ocultas de un bar y una sala contiguos. Inspirándose en el concepto de un corsé, estos espacios se desvelan lentamente a lo largo del recorrido a quienes se empeñen en rastrearlos. En las plantas superiores podrá disfrutar de las estancias privadas, con acabados sofisticados, excepcionales detalles de hotel en las habitaciones y vistas de la ciudad. La última revelación, un espectacular ático, es visitado por pocos pero deseado por todos.